Vortice

En el caso de productos de poca viscosidad (aproximadamente menor de 0.4Pas = 400 cP) se produce en los recipientes cilíndricos verticales y con una disposición del agitador vertical-céntrica, una rotación del material a agitar. Se forma una tromba fuerte, casi siempre céntrica, que puede llegar hasta el órgano de agitación. En principio esto significa la inclusión de aire en la mayoría de los casos indeseada. Si la tromba llega hasta el órgano de agitación, se derriba el transporte de repente y se forma una “tromba pulsante”. Esto significa que el líquido empieza a formar olas, con lo cual actúan fuerzas adicionales sobre la construcción del recipiente, sobre el árbol y sobre los cojinetes del agitador.

El vórtice se forma por la fuerza centrífuga que actúa sobre el líquido al girar éste. El giro del líquido esta producido por la componente tangencial del móvil. Como es lógico, los móviles que crean componentes tangenciales mayores son más capaces de generar vórtice. Cuanto mayor sea la velocidad de funcionamiento del agitador, mayor será la profundidad del vórtice y más peligrosos sus efectos.

vortice

La aparición de vórtice en un depósito agitado puede denotar una muy mala agitación aunque el efecto virtual en la superficie parezca lo contrario. Al girar el líquido, la velocidad relativa del móvil de agitación respecto al líquido disminuye y por tanto, también los efectos del bombeo del agitador. Con velocidades de liquido cercanos a las del agitador, tendremos una estratificación del líquido. No existirá intercambio de flujos en el plano vertical y los sólidos o fases de distintas densidades girarán en estratos sin conseguir homogeneización del conjunto.

El vórtice se disminuye o elimina, poniendo del líquido obstáculos a este movimiento circunferencial