Agitadores de titanio

Agitadores de titanio resistentes a la corrosión

Los agitadores de titanio son sobresalientes en aplicaciones donde la resistencia a la corrosión sea un imperativo.

Su elevado precio dificulta su implantación en plantas de desalinización y triunfan los superduplex y los revestimientos de ebonita.

El titanio es muy resistente a la corrosión de aguas salinas, cloro líquido, ácido acético, ácido nítrico, hipocloritos y salmuera.

Resiste soluciones diluidas de ácido clorhídrico y de ácido sulfúrico cuando están en presencia de inhibidores.

Además, presenta resistencia a la corrosión de combustibles. Por ello, un agitador de titanio es adecuado para estas aplicaciones.

La mayor proporción dureza-densidad

Cuando en 1.795 Martin Heinrich Klaproth llamó “titanio” al descubrimiento, en recuerdo de los poderosos Titanes griegos, no fue casual.

El nuevo mineral grisáceo, de baja densidad, escondía una dureza mayor a la de los aceros. Es el elemento metálico con mayor proporción dureza-densidad de todos cuantos se conocen.
Agitadores de titanio

Agitadores de titanio

Con el paso de los años la industria iría descubriendo que el titanio podía formar aleaciones con el hierro, el aluminio, el vanadio y el molibdeno.

En forma de tricloruro de titanio era un catalizador óptimo para la producción de polipropileno, y su gran dureza y baja densidad le hacían apto para las aplicaciones aeroespaciales, la industria petroquímica, las prótesis ortopédicas.

También se descubrió que era resistente a la corrosión del mar, agua regia y cloro, ventaja en plantas de desalinización.

Incluso Frank Gehry lo uso para recubrir la fachada del Museo Guggenheim.

Propiedades físicas del titanio

Cómo ya se ha dicho es el elemento metálico que posee la mayor proporción dureza-densidad.

Tiene un punto de fusión relativamente alto 1.650ºC, lo que también le hace muy válido como metal refractario.

Es un mineral paramagnético y presenta baja conductividad eléctrica y térmica.

Las aleaciones de titanio (99.2% de pureza) tienen una tensión de 434 MPa, equivalente al acero, pero con menor densidad.

Propiedades químicas

Cómo el aluminio y el magnesio se oxida al contacto con el aire.

Estas reacciones de oxidación (también aplicables al contacto con el agua) son muy lentas debido a la pasivación que forma una capa de óxido que protege al resto del metal ante su propia oxidación.

El titanio, como el platino presentan una gran resistencia a la corrosión capaz de resistir el ataque de ácidos minerales fuertes como el ácido sulfúrico y otros compuestos químicos como el cloro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

+ 76 = 77